Salto sobre Normandía…

Aquí os dejo, amigos lectores, un extracto del segundo capítulo de “El secreto de Los Dedos de Aignes”, donde el protagonista participa en el Desembarco de Normandía durante el Día D. Una mirada diferente desde los peligros que aguardaban a los valientes que saltaron sobre Normandía desde los cielos.

El secreto de los Dedos de Aignes

Si quieres leer la sinopsis y el primer capítulo, pincha en el enlace: EL SECRETO DE LOS DEDOS DE AIGNES

Si quieres conseguir la novela en Amazon Kindle, pincha en el enlace: CONSIGUE LA NOVELA EN AMAZON KINDLE

Pincha en este otro enlace si la deseas recibir en otro formato digital: EL SECRETO DE LOS DEDOS DE AIGNES DIGITAL.

Si quieres la novela en papel, pincha en el enlace: EL SECRETO EN PAPEL

 

II

 

Madrugada del 6 de Junio.

 

            El avión traqueteaba, ascendía y descendía de manera brusca, y en ocasiones efectuaba giros abruptos. Los hombres comenzaron a sentir el estómago revuelto, y Dupre se inclinó sobre sus rodillas, evacuando la cena y añadiendo el del vómito a la diferente amalgama de olores reinante en el interior del avión. Aquello había situado el estómago de James en pie de guerra, pero logró dominar las arcadas gracias a la acertada decisión de abrir la compuerta principal, animando de manera sustancial la moral de los soldados. La brisa era fresca y despejaba lentamente a los más adormecidos o angustiados. James, aprovechando su situación privilegiada en el primer puesto de la unidad, junto al teniente Smith, asomó la cabeza por la puerta del avión. Nunca olvidaría el espectáculo que se desarrollaba a sus pies aquella noche: diseminada a lo largo de una larga línea de batalla, la mayor flota de invasión jamás creada navegaba bajo ellos a toda máquina dispuesta para asestarle un golpe definitivo a las aspiraciones de Hitler. Las estelas de los navíos eran interminables, y éstos avanzaban con las luces apagadas bajo la luz de la luna. A su lado, formaba una impresionante escuadrilla compuesta por cientos de C47 con las bodegas repletas de soldados ansiosos por comenzar su trabajo. Los aviones, de gran tamaño y habilitados para arrojar los paracaidistas y sus pertrechos en aquella arriesgada misión, pronto formarían un blanco muy sencillo de abatir para la baterías antiaéreas, tanto por culpa de su tamaño, pues parecían enormes ballenas aéreas pintadas de verde, como por la baja altitud que debían tomar. La visión de aquel poderoso ejército le obligaba a retroceder hasta sus temores anteriores.

            La costa se aproximaba hacia ellos lentamente, y cuando el piloto rojo situado sobre la escotilla del avión se iluminó, el sargento al mando ordenó a los soldados levantarse y enganchar el mecanismo de apertura automática de sus paracaídas al cable de seguridad. La comprobación rutinaria del paracaídas de cada compañero situado a su lado fue realizada de manera nerviosa pero eficiente, y a su término el silencio invadió aquel puñado de soldados que aguardaban en pie a que la deseada luz verde se iluminase.

            Entonces dio comienzo un infierno de vaivenes, turbulencias y destellos de munición antiaérea. Uno de los soldados situados en las primeras posiciones exclamó que los aviones habían perdido la formación y volaban desordenadamente. La velocidad del avión había aumentado de manera alarmante: no parecía el mejor escenario para que sus compañeros novatos efectuasen un salto exitoso; ni para él. Era evidente que los pilotos también se jugaban la vida al planear de aquella manera, arrojar la carga sobre un campo de batalla sembrado de baterías antiaéreas, y emprender el camino de regreso; así que parecía lógico que aumentasen la velocidad con el propósito de acceder al punto de lanzamiento lo antes posible sin recibir daño alguno. Un nuevo estremecimiento, seguido por el impacto de la munición de las baterías antiaéreas, confirmó la sospecha de James: aquel avión posiblemente no regresaría a casa.

            Por fin la luz verde se encendió, y en menos de cinco segundos los paracaidistas de la 101 se arrojaron al vacío sin dudarlo. Su sargento; un tipo de mirada franca y poco corpulento, saludó al teniente Smith antes de abandonar el C47.

            — ¡Vamos! –Ordenó el teniente agitando los brazos— Es nuestro turno. ¡Adelante!

            James se arrojó al vacío y la adrenalina agudizó sus sentidos, acelerándole el corazón. A su alrededor el espectáculo era estremecedor: un millar de balas trazadoras iluminaban el firmamento y arrancaban chispas de las panzas de los C47, como si fuesen bestias de antaño acosadas por las flechas de los humanos. Cerca de él, un avión se estrelló contra una construcción de piedra, arrancando la vida a un buen puñado de soldados.

            Su mirada recorrió el cielo tratando de localizar a sus compañeros, pero la cantidad de paracaídas desplegados le impedía localizarlos. Un segundo después su máxima preocupación fue eludir un grupo de árboles al que se aproximaba a una velocidad peligrosa. Encogió las piernas, pero fue insuficiente para evitar el impacto de una de las ramas sobre su pierna derecha. Al momento el pequeño cauce de un riachuelo fue el próximo obstáculo a eludir, y aunque el aterrizaje le había situado a apenas dos metros de distancia, el paracaídas se hundió sobre el agua, arrastrándole empujado por la corriente del río. Extrajo su cuchillo de campaña para cortar las correas de manera urgente antes de ser arrastrado río abajo.

            Después de despojarse del paracaídas de repuesto, montar su fusil M1 que había viajado con él protegido por una funda acolchada colgada de su pierna, y tomar algo de aire para templar los nervios, se agazapó detrás de un pequeño matorral. La adrenalina comenzaba a dominar su cuerpo, y el golpe de la caída junto al impacto de la rama le mantenían doloridas las piernas. Se limpió el sudor de la frente mientras trataba de localizar el lugar en que se encontraba. Era imposible, ya que el estrépito de los aviones al planear a apenas un centenar de metros sobre su cabeza, acompañado por el rugido de las ametralladoras y las baterías antiaéreas, junto al horrible sonido de los C47 al ser derribados, le obligaban a permanecer en tensión constante aferrado a su fusil.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s